Poner freno a la hepatitis

Más noticias Blog 365
28/07/2018

Poner freno a la hepatitis

El 28 de julio se celebra el Día Mundial contra la Hepatitis, una enfermedad inflamatoria que afecta al hígado y que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), solo en 2015 se cobró más de 1,3 millones de vidas. Su origen más común es la infección por un virus, aunque también puede ser causada por una infección bacteriana, el consumo de sustancias tóxicas o algunas enfermedades inmunitarias.

Los virus de la hepatitis más estudiados son los denominados virus A, B, C, D y E, siendo B y C los responsables de la versión más grave de la enfermedad. Los virus A y E se transmiten por ingestión de agua o alimentos contaminados. En cambio, el contagio de las hepatitis B, C y D tiene lugar por contacto con sangre de personas infectadas. En el caso del virus de la hepatitis B, también puede transmitirse a través de fluidos corporales, como el semen o la saliva.

Las hepatitis B y C constituyen un importante problema de salud global, con cerca de 500 millones de personas infectadas en todo el mundo. La inflamación producida por ambos virus puede cronificarse y evolucionar hacia una fibrosis hepática, una cirrosis e incluso un cáncer de hígado.

 

Frecuente co-infección VIH-VHC

El VIH, el virus que causa el sida, está fundamentalmente relacionado con el virus de la hepatitis B (VHB) y C (VHC) debido a que comparten algunas vías de transmisión. Hasta hace 2-3 años, cerca de un 40% de los pacientes de la Unidad de VIH del Hospital Germans Trias i Pujol, donde se ubica IrsiCaixa, estaban co-infectados con el VHC. Hoy en día, gracias a los nuevos tratamientos (antivirales de acción directa), más del 95% de estos pacientes están curados de la hepatitis C.

Sin embargo, no todos los problemas están resueltos. En el caso del VHB, menos del 5% de los pacientes necesitan tomar tratamiento, ya que por lo general el sistema inmunitario se basta por sí solo para hacer frente a la infección. Pero en ese 5%,  y al igual que ocurre con el VIH, la terapia no logra eliminar el virus, únicamente impide que éste siga replicando. Recientemente se ha podido saber que el VHB persiste en aquellos individuos que aparentemente habían logrado eliminar el virus, ya que este puede volver a manifestarse ante una situación de inmunodepresión como puede ser la inducida antes de un trasplante, una terapia contra al cáncer o la aparición del sida.

En la actualidad, gracias a las nuevas prácticas médicas y a la disminución del uso de drogas por vía parenteral (aunque últimamente parece que hay cierto repunte), el número de nuevas infecciones por el VHC y VHB ha disminuido en gran medida. Sin embargo, al igual que ocurre con el VIH, los hombres que tienen sexo con hombres son el grupo epidemiológico de nuestro entorno con más riesgo de infectarse por el VHC. Incluso pacientes curados de la infección pueden volver a re-infectarse con el virus, lo que dificulta la erradicación del VHC en nuestro contexto.

 

Biomarcadores de progresión de daño hepático

Nuestro grupo es el único de IrsiCaixa que trabaja con virus hepatotrópicos, que son virus que afectan a unas células del hígado llamadas hepatocitos. Empezamos a trabajar con el VHC hace más de 15 años. La co-infección del VIH con el VHC no afecta al curso de la enfermedad causada por el VIH, pero al contrario sí: el VIH hace que el daño hepático causado por el VHC sea mucho más acelerado. Es decir, los pacientes co-infectados con el VIH y el VHC progresan más rápidamente a cirrosis y hepatocarcinoma que aquellos pacientes que solo están infectados por el VHC.

Nuestra investigación se centra en el descubrimiento de biomarcadores que nos permitan predecir qué pacientes progresarán más rápidamente en su enfermedad hepática. El VHC se elimina en casi todos los pacientes, pero no sabemos a ciencia cierta si el daño hepático desaparecerá  o continuará su progresión. En concreto, estamos estudiando microARNs circulantes en sangre periférica como posibles biomarcadores de progresión de la lesión hepática. Estas moléculas también se están estudiando como posibles biomarcadores de evolución en otras patologías como el cáncer o el Alzheimer.

 

Suscríbete a la newsletter

Back to Top
Irsi Caixa

Impulsado por:

'La Caixa' Generalitat de Catalunya - Departament de Salut

 

HR Excellence in Research

Miembro de:

Cerca

Con la colaboración de: